Vence la prórroga para cumplir con la ley de etiquetado frontal

Errepar10/02/2023

Dentro de una semana, los productos de grandes empresas deberán contar con “octágonos negros” si superan valores establecidos

A partir del próximo jueves, todos los productos que tengan algún exceso de grasas, sodio o azúcares elaborados por las grandes empresas deberán salir de las fábricas con el correspondiente octógono negro en el envase.

Es que la Ley 27642 de Promoción de la Alimentación Saludable, conocida como la “ley de etiquetado frontal”, que se sancionó en octubre de 2021 y se reglamentó en marzo del año pasado, estableció una implementación progresiva de cambios en las etiquetas de los productos, que se dividió en dos etapas.

La primera deberá estar lista de manera completa el 16 de febrero y afecta a los productos de las grandes empresas (incluyendo las que pidieron prórroga). Hay que tener en cuenta que las que no la solicitaron tenían tiempo de adecuarse hasta el 20 de agosto pasado.

En concreto, la norma exige la colocación de sellos a los que tienen 20 por ciento o más del total de energía de azúcares añadidos, 35 por ciento más de grasas añadidas, 12 por ciento de grasas saturadas, 600 miligramos de sodio cada 100 gramos, 300 calorías cada 100 gramos y en las bebidas 50 calorías cada 100 mililitros.

Es decir, los productos que salen de las plantas de producción deberían tener el sello negro que alerta sobre el contenido con “excesos” de grasas, azúcares, sodio o calorías (según corresponda) en los alimentos y bebidas envasados. Se estima que, en los próximos días, se multipliquen los productos con octógonos negros en las góndolas de los supermercados.

En tanto, tienen tiempo hasta el 19 de agosto los productos de las pequeñas y medianas empresas que hayan presentado un pedido de prórroga (las que no lo hicieron deberán adecuarse a la norma hasta el 20 de febrero).

 

Suscribite acá

 

Ley de etiquetado: ¿habrá prórroga de plazos?

En los últimos días, las empresas intentan obtener algún tipo de extensión del plazo o flexibilización.

Desde la Copal -la cámara que reúne a las grandes alimenticias- negocian con el Gobierno la posibilidad de extender la fecha de vencimiento y unificar todos los plazos en agosto de este año.

Entre otros argumentos, sostienen que los acuerdos de integración económica con Brasil que firmó el ministro de Economía, Sergio Massa, se comprometen a homologar los sistemas de etiquetado de cada país. Consideran que el modelo brasileño es más razonable y que sería beneficioso para las partes involucradas adecuarse a lo establecido en el vecino país

Algunas empresas, para evitar que sus productos contengan los octógonos negros decidieron cambiar la fórmula de la composición para adecuarlos a los topes exigidos por la ley.

La consultora ShoppApp señaló que casi seis de cada 10 consumidores argentinos declaran haber visto un sello en los productos que adquieren habitualmente, y destacó que la aparición de los octógonos negros ya está impactando en los hábitos de compra.

Hay que destacar que el etiquetado sólo abarca a productos procesados o ultraprocesados: paquetes, latas y botellas. Deja afuera a pizzerías, restaurantes, rotiserías, panaderías y todo alimento no industrializado.

 

La ley de etiquetado y su reglamentación

A través del decreto 151/2022, el Poder Ejecutivo reglamentó la Ley 27.642 y presentó el cronograma de implementación de la norma que se mencionó anteriormente.

La ley tiene como meta que la población cuente con información sobre los productos que consume a través de un sistema de etiquetado que advierta cuando un producto tenga "exceso en azúcares", "exceso en sodio", "exceso en grasas saturadas", "exceso en grasas totales", y/o "exceso en calorías",

También establece que este tipo de productos no pueden tener publicidad comercial -dirigida a niños, niñas y adolescentes- ni ser vendidos en entornos escolares, entre otros puntos. Hay que aclarar que sí pueden tenerla si no superan los topes establecidos.

Estas leyendas deberán estar en octógonos negros, con bordes y letras de color blanco en mayúsculas, y su tamaño no podrá ser inferior al 5% de la superficie de la cara frontal del envase.

Lo mismo se establece para los casos de valores superiores en cafeína y para alertar sobre el contenido de edulcorantes no recomendables para niños y adolescentes.

En estos casos deben llevar las leyendas “contiene cafeína, evitar en niños/as” y “contiene edulcorantes, no recomendable en niños/as”, respectivamente.

De todas maneras, podrán solicitar una prórroga a los plazos previstos cuando se interpongan motivos justificables. Estos motivos serán evaluados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

La Anmat también fiscalizará la publicidad y promoción de alimentos y bebidas analcohólicas envasados que contengan algún sello de advertencia.

 

También te puede interesar:

Empieza a aplicarse la Ley de Etiquetado Frontal