Derecho a la imagen: utilizan la foto de una niña en una campaña solidaria

Erreius01/12/2022

Los padres reclamaron una indemnización por haber publicado el retrato sin autorización en un catálogo de premios

En los autos “S., M. P. y otro c/YPF SA y otro s/daños y perjuicios”, los progenitores de una niña reclamaron una indemnización por daño moral a YPF SA y a la Fundación Banco de Alimentos, por haber publicado una fotografía con el rostro de su hija en un catálogo de premios.

La sentencia de primera instancia admitió la demanda, en tanto tuvo por probado el incumplimiento al artículo 31 de la ley 11723 y la ausencia de consentimiento. Asimismo, consideró que no se configuró ninguna de las excepciones legales, por lo que calificó el hecho como antijurídico.

 

¿Puede ser considerada de “interés público” la publicación del rostro de una niña para una campaña solidaria?

 

La cuestión central del caso consiste en determinar si la publicación -sin autorización- de una fotografía del rostro de una niña, tomada en un jardín de infantes para una campaña solidaria, puede o no ser considerado como un hecho o acontecimiento de interés público, en los términos del artículo 31 de la ley 11723, de Propiedad Intelectual.

Recordemos que la norma establece que: “El retrato fotográfico de una persona no puede ser puesto en el comercio sin el consentimiento expreso de la persona misma y muerta ésta, de su cónyuge e hijos o descendientes directos de éstos, o en su defecto, del padre o de la madre. Faltando el cónyuge, los hijos, el padre o la madre, o los descendientes directos de los hijos, la publicación es libre. La persona que haya dado su consentimiento puede revocarlo resarciendo daños y perjuicios…”.

A continuación, agrega: “Es libre la publicación del retrato cuando se relacione con fines científicos, didácticos y en general culturales, o con hechos o acontecimientos de interés público o que se hubieran desarrollado en público”.

 

La decisión de Cámara

 

La Sala M de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil confirmó la sentencia de primera instancia que hizo lugar a la demanda entablada contra YPF y la Fundación Banco de Alimentos, y fijó la suma de $250.000 en concepto de reparación por el daño moral que causó la publicación.

 

El derecho a la imagen

El Tribunal reflexiona sobre el derecho a la propia imagen en el contexto actual, donde fotos y autorretratos son publicados permanentemente en redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. Y concluye que este derecho personalísimo goza de autonomía: es decir, cada uno tiene derecho a manejar su propia imagen y a peticionar, en su caso, una efectiva protección.

Por lo tanto, “a los fines de su vulneración basta la captación o difusión de la imagen sin el consentimiento del sujeto (o sus representantes legales, como en el caso), aun cuando no se infiera una lesión a la privacidad, al honor o a la identidad personal”.

 

El interés público

Si bien la campaña de la Fundación Banco de Alimentos, publicada en el catálogo de premios YPF ServiClub, tenía una finalidad solidaria (obtener fondos a través de donaciones de los participantes y emplear lo recaudado para combatir el hambre en la niñez), la ausencia de fin de lucro no resulta suficiente, por sí sola, para justificar la publicación de la fotografía de la niña sin autorización.

Los camaristas concluyen que el artículo 31 de la ley 11723 prohíbe genéricamente la difusión de la imagen, y no solamente su puesta en el comercio. Por lo tanto, es irrelevante la existencia o no de ánimo de lucro a fin de tener por configurada su lesión.

Esta postura, según la Alzada, queda afianzada por el texto del artículo 53 del Código Civil y Comercial de la Nación, que no incluye como requisito la puesta en comercio; y configura una pauta interpretativa aplicable al caso.

Por otra parte, la interpretación de la excepción contemplada por el artículo 31 de la ley 11723, que establece que es libre la publicación del retrato cuando se relacione con hechos de interés público, debe ser estricta y restrictiva. Debe mediar una relación directa entre la imagen de la persona y el hecho de interés público, y la prueba debe ser aportada por quien invoca la excepción legal.

En el caso, el interés público, en un sentido amplio, podría radicar en la campaña solidaria, pero no en la fotografía del rostro en primer plano de la menor. Máxime, teniendo en cuenta que fue tomada sin la autorización de los padres, mientras la niña se encontraba con su uniforme escolar en un ámbito privado, como es un jardín de infantes, y no público.

 

Conocé todo sobre nuestra suscripción en Derecho Civil, Persona y Patrimonio

 

Protección legal de la imagen: nuevas tendencias

 

Te invitamos a profundizar en el tema mediante la lectura del artículo “Imagen. Protección legal. Nuevas tendencias” (publicado en marzo del 2021), donde la Dra. Laura V. Fernández Aztisarán reflexiona sobre la imagen como derecho personalísimo y su necesidad de protección en el actual entorno digital, donde la comunicación se da en forma inmediata y espontánea, llegando al público masivo, sin mediar autorización.

 

Accedé al texto completo del fallo: